¿Autoexplorarte contra el cáncer de mama? Todo lo que debes saber


Autoexploración Mamaria para prevenir el cáncer de mamaSegún la Asociación Española contra el CáncerEl cáncer de mama no se puede prevenir, sin embargo estudios recientes parecen demostrar que el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitando el sobrepeso  y la obesidad tras la menopausia  y el consumo regular de alcohol.

Es importante, además, el hecho de que el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta con la edad. La AECC asegura que “Alrededor del 18% de los cánceres de mama se diagnostican en la década de los 40 y el 77% por encima de los 50 años. Por encima de los 75 años el riesgo disminuye.”

Por todo esto, es importante realizarse autoexploraciones periódicas, con el fin de detectar posibles alteraciones en los senos que puedan hacer sospechar que se pueda tener algún tipo de trastorno o, incluso, para prevenir el cáncer de mama.

¿Cómo debes autoexaminarte?

Autoexploración Mamaria para prevenir el cáncer de mama

Paso 1:

Colócate frente al espejo, asegurándote de que tienes una buena iluminación. Pon tus manos detrás de la cabeza, elevando tus codos, y observa la forma de las mamas y su tamaño. A continuación, presta atención en detectar si hay algún tipo de bulto o hundidura que se pueda ver a simple vista, así como la posición del pezón.

Paso 2:

Tras el primer examen visual, comienza con la exploración del pecho derecho colocando tu mano derecha detrás de la cabeza y elevando el codo. Con la otra mano, presiona suavemente alrededor de la mama, realizando movimientos circulares siguiendo las agujas del reloj.

Paso 3:

Asegúrate de palpar toda la superficie de la mama e intenta determinar si hay alguna masa o, incluso, si sientes dolor.

Paso 4:

Continúa examinando el pezón, comprimiendo suavemente con los dedos pulgar e índice desde arriba, abajo y desde los lados, comprobando si existe secreción o sangrado.

Paso 5:

Palpa la axila con la yema de los dedos y haciendo movimientos circulares, para examinar si existe algún tipo de bulto.

Paso 6:

Examina el pecho izquierdo, colocando el brazo izquierdo detrás de la cabeza, elevando el codo y siguiendo los pasos anteriores.

Motivos de consulta al especialista tras una autoexploración

  • Se han detectado bultos o hendiduras.
  • La piel de la mama tiene una textura parecida a la piel de naranja.
  • Se detecta un cambio en el color de la piel.
  • Sale líquido del pezón.
  • Se siente dolor en algún punto en concreto mediante la palpación.

A tener en cuenta

  • La autoexploración es fundamental para la prevención precoz del cáncer de mama.
  • Las glándulas mamarias tienen una consistencia nodular, lo que puede llevar a pensar en un primer momento que puedan ser bultos.
  • No todos los bultos que se pueden detectar a través de una autoexploración o una mamografía tienen que ser malignos. Ante cualquier sospecha, no dudes en consultar con tu médico.
  • Lo ideal es realizar la autoexploración una vez al mes, tras haber finalizado el periodo de menstruación.
  • Las mujeres que ya hayan superado la menstruación, igualmente, deben realizarse la exploración una vez al mes, fijando un día concreto para realizarla.
  • Se ha demostrado que, en el 90% de los casos, los bultos detectados durante una autoexploración mamaria son benignos.