Cirugía reconstructiva para madres: la abdominoplastia


El embarazo conlleva cambios físicos y alteraciones hormonales en la mujer que comprometen su silueta. Se miran en el espejo y echan de menos el cuerpo que tenían antes. Aunque el peso se consigue recuperar meses después del parto, total o parcialmente, esos cambios drásticos en la báscula en tan corto periodo de tiempo provocan la distensión abdominal, lo que produce el efecto antiestético en la figura. Las partes del abdomen que quedaron expuestas a la gestación no se suelen recuperar con dietas o ejercicio físico. Por eso, cada vez más mujeres recurren a la abdominoplastia después de ser mamás.

¿Qué es la abdominoplastia?

Abdominoplastia - Dr. Pérez - CerezalLa abdominoplastia es el procedimiento quirúrgico destinado a remodelar el abdomen, eliminando el exceso de piel y grasa. La técnica se centra en reconstruir la zona abdominal tras haber sufrido cambios de peso y/o embarazos, que han dejado un aspecto antiestético, con flacidez y deformidades. Los resultados son muy gratificantes a la vista porque consigue delinear la silueta y el cuerpo que se tenía antes del embarazo, incluso lo mejora.

¿Por qué recurrir a la abdominoplastia en vez de a una liposucción, hacer ejercicio físico o dieta?

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta distintos fenómenos que modifican su estructura. Los músculos abdominales se abren, se estira la piel e, incluso, pueden aparecer hernias en la pared abdominal. Estos efectos sobre la fisonomía requieren de una reconstrucción a nivel quirúrgico. Se recurre a la liposucción cuando sólo se necesita suprimir los depósitos de grasa, sin haber sufrido alteraciones físicas como las mencionadas.

Con el ejercicio físico y la dieta logramos un mejor estado de salud, así como pérdida de peso, pero no son eficaces para reconstruir las zonas afectadas del abdomen.

¿En qué consiste la cirugía?

Antes de la intervención, el cirujano valora las necesidades de la paciente y se diseña el resultado. Además, se le realizará un estudio pre-anestésico y control radiográfico para descartar patologías previas.

Una vez en quirófano, se somete a la paciente a anestesia general y se comienza con la cirugía. La duración de la operación puede oscilar entre 2 y 4 horas.

La técnica quirúrgica de la abdominoplastia consiste en realizar una incisión en la parte inferior del abdomen, por encima del pubis. A continuación, se despegan los tejidos, se extrae la grasa sobrante y remodelamos la pared muscular. Antes de cerrar la incisión, se estira la piel, se unen los  músculos separados y se higieniza la zona.

Como norma general, y si la evolución de la paciente es buena, podrá tener el alta al día siguiente de la cirugía, siendo necesario que permanezca ingresada en el hospital una noche.

¿Cuáles son los resultados que se obtienen con la intervención?

Los resultados se enfocan en mejorar el aspecto del abdomen de la paciente. Se consigue un contorno más reducido y plano, músculos retensados y estrechamiento de la cintura. Sin embargo, la abdominoplastia no sólo está destinada en reconstruir la zona para conseguir definirla y mejorarla. A sus efectos estéticos hay que sumar otros beneficios funcionales, como la descarga de la zona lumbar y la mejora de la incontinencia urinaria provocada por el parto.

A nivel personal, estos cambios físicos ayudan a la paciente a recuperar su autoestima, sintiéndose incluso mejor que antes de quedar en estado. Mejoran parcelas privadas en su vida como el ámbito sexual, de pareja, social y laboral.

Lo que hay que saber del post-operatorio

El fin de la abdominoplastia es lograr un resultado real y satisfactorio después de someterse al procedimiento. De hecho, los resultados estéticos son evidentes desde el primer momento, aunque los resultados definitivos tardan unas semanas en aparecer. Tras la intervención, la zona puede estar inflamada. Por ello, se requiere el uso de una faja abdominal durante un mes y medio.

Ante posibles molestias, el cirujano suministrará analgésicos a la paciente. Además, en pro de una recuperación más satisfactoria, es recomendable recurrir a terapias complementarias como masajes drenantes, ultrasonido o presoterapia después de haber transcurrido dos semanas desde la operación.

La vida después de la recuperación

Normalmente, podrá caminar desde el primer día. De igual modo, la rincorporación a la actividad normal tras la abdominoplastia es inmediata, en torno a las 2 semanas. Para volver a realizar deporte hay que esperar unas 2 semanas más, aproximadamente.

En cuanto a la cicatriz que resulta de la intervención, es minúscula, casi imperceptible en el tiempo. Su diseño está pensado para que la cubra la ropa interior o de baño.

¿En qué podemos ayudarte?

Si has sido mamá y quieres más información sobre la abdominoplastia, estaremos encantados de atenderte. La primera consulta es gratuita, podremos resolver cualquier duda que tengas.

Pide cita en el número 955131401 o mándanos un e-mail a info@drperezcerezal.com

Recuerda que también nos puedes seguir en las redes sociales.

Facebook

Instagram