Lifting de muslo

Lifting de muslo - Dr. Pérez - Cerezal

El lifting de muslos o musloplastia es el procedimiento quirúrgico encaminado a conseguir una reducción del volumen de piernas y muslos, eliminando la piel y el tejido sobrante.

Después de un proceso de adelgazamiento con reducción importante de peso, tras un embarazo o por el paso del tiempo, la piel va perdiendo su elasticidad, se vuelve flácida y arrugada y aparecen pliegues.

Con esta técnica quirúrgica, no sólo se consigue mejorar el contorno corporal, su objetivo es además una mejora de la autoestima, perdiendo el miedo a enseñar las piernas.

¿Hacia quién va dirigido?

Este procedimiento está indicado para todos aquellos pacientes con un antiestético exceso de piel, tanto en la cara interna como en la cara externa del muslo.

La Técnica Quirúrgica:

La técnica quirúrgica consiste en la tracción de la piel de la pierna y, a través de una incisión, se extrae la piel sobrante. Se realizará una pequeña liposucción si existiera aún grasa, después se eliminará la piel sobrante extirpándola con un bisturí de alta precisión.

Antes de la Cirugía:
  • En la visita médica, determinaremos el tipo de procedimiento adecuado para el paciente.

  • Antes de la intervención, será necesaria la realización de un estudio pre-anestésico y un control radiográfico para descartar que no haya ninguna patología previa.

Durante la Cirugía:
  • Esta intervención suele realizarse mediante anestesia general.

  • La duración suele rondar, aproximadamente, entre 2 y 3 horas.

  • Dependiendo de la evolución del paciente, podrá ser dado de alta al día siguiente de la cirugía.

El Post-Operatorio:
  • El paciente será dado de alta con vendajes compresivos y drenajes que serán retirados en los dos o tres días posteriores.

  • Tras la intervención,puede mostrar molestia e inflamación, que serán tratadas con analgésicos suministrados por el cirujano.

  • Las incisiones se harán en lugares poco visibles y las cicatrices se atenuarán con el tiempo, hasta hacerse casi imperceptibles.

  • Normalmente se permite una reincorporación a la actividad normal en torno a las 2 semanas y a su actividad física deportiva a partir de las 4 semanas aproximadamente, dependiendo de la profesión o actividad física de cada paciente.

  • Cabe esperar algunas semanas para recuperar un aspecto normal en la zona.