Mamas tuberosas, ¿qué son?


Las mamas tuberosas o tubulares son una de las principales razones de consulta en nuestra clínica. Para un cirujano plástico, el tratamiento quirúrgico de este tipo de mamas es una de las cirugías más especiales de su trayectoria. Esto se debe a que el tratamiento de la mama tuberosa es complejo y requiere de gran destraza técnica y teórica. A su vez, es una de las intervenciones más satisfactorias para el profesional médico, por el agradecimiento que se recibe por parte de la paciente tras el resultado.

Os explicamos en este artículo qué son las mamas tuberosas, de qué forma las tratamos en nuestra clínica y cuál es el resultado esperado. Te invito a seguir leyendo.

¿Qué es una mama tuberosa?

La mama tubular o tuberosa se considera una malformación mamaria, una alteración del  desarrollo normal de la mama, adquiriendo ésta forma de tubo. En vez de producirse un crecimiento redondeado, su desarrollo se realiza hacia delante de la areola. Además, la zona inferior del pecho no crece de forma correcta.

Al no desarrollarse bien el polo inferior del pecho, se provoca una caída hacia abajo y condiciona la forma de tubo característica. Por su parte, las areolas tienen un tamaño excesivo, con apariencia de estar herniadas hacia fuera.

En la mayoria de los casos, las mamas tubulares suelen ser asimétricas y presentar una excesiva separación entre ambas. Esto se debe a un diferente desarrollo de cada una de las mamas, con diferencias en volumen y forma, dependiendo del grado de tuberosidad. También puede darse el caso en que un pecho se haya desarrollado con normalidad y el otro sea tubular.

Sus características

Podemos identificar una mama tuberosa por las siguientes características:

  • Presenta forma de tubo, de base estrecha y pecho alargado, sin forma redondeada
  • Areola grande, hinchada o herniada
  • Asimetría Mamaria en la mayoría de los casos, ya sea una asimetría en cuanto a la caída, en la forma o en el volumen
  • Pecho caído, a consecuencia de no tener desarrollado el polo inferior
  • Mamas excesivamente separadas
  • Inexistencia, total o parcial, de parte de piel entre el borde inferior y la areola
  • Puede no aparecer surco mamario

¿Por qué se producen las mamas tuberosas o tubulares?

Las mamas tubulares son comunes, aunque no se conoce exactamente el porqué de su aparición. Sí conocemos que se producen a causa de un aumento de la densidad del tejido mamario y el surco submamario. Se forma una «banda» o «anillo» de constricción que impide el correcto desarrollo del pecho en su parte inferior. De esta forma, el pecho crece solamente hacia delante, lo que provoca la herniación de la areola. Esto trae consigo, además, poco desarrollo del polo inferior.

¿Cuál es el diagnóstico?

Es frecuente realizar el diganóstico durante la pubertad, que es cuando suele observarse el desarrollo anormal de los pechos. Es de gran importancia que el diagnóstico realizado sea correcto y muy conciso, ya que existen casos leves que pueden pasar desaperdibidos. De hecho, nos hemos encontrado en nuestra clínica bastantes casos de pacientes que solicitan aumento o elevación de pecho sin conocer que sus mamas son tuberosas. Pero en la mayoría de los casos, el diagnóstico es evidente.

Por la complejidad y variabilidad de las mamas tuberosas, el cirujano debe ser muy exhaustivo y detallado a la hora de realizar el diagnóstico, atendiendo a todas las circunstancias que presenta la mama. Por ello, es crucial ponerse en manos de especialistas bien formados en el tema, que sepan afrontar la cirugía de la mama tubular con éxito. En nuestra clínica, el Dr. Pérez-Cerezal es especialista en reconstrucción mamaria y mama tubular, con una amplia experiencia.

¿Cómo es la cirugía de mamas tuberosas?

La intervención quirúrgica se centra en la remodelación de la glándula mamaria y, normalmente, en la colocación de un implante. La cirugía se realiza en quirófano, bajo anestesia general. Dependiendo del tipo de intervención y grado, la duración oscila entre 1 y 2 horas.

El objetivo del procedimiento es realizar una liberación o fragmentación de la banda de constricción que produce la banda tubular. Así, conseguimos que se reparta la glándula hacia afuera y hacia abajo.

Durante la cirugía, procedemos de la siguiente forma:

  • Eliminamos la forma de tubo o cono, con el fin de conseguir una forma redondeada que se adapte al implante.
  • Reducimos el tamaño de la areola y corregimos su forma
  • Elevamos las mamas
  • Aportamos volumen en todas las zonas donde sea necesario, sobre todo en la parte inferior
  • Recreamos un nuevo surco mamario
  • Corregimos las asimetrías entre los pechos

Una vez realizada la intervención, cuando la paciente despierta se traslada a la zona de recuperación durante una o dos horas, donde permanece vigilada. Posteriormente, se traslada a su habitación para descansar.

Normalmente, el ingreso es de 24 horas, dando el alta a la paciente al día siguiente, una vez retirado el vendaje para colocarle un sujetador especial.

Es una cirugía que no suele necesitar drenaje, salvo algunos casos especiales. Llevando a cabo con una técnica depurada, el sangrado es mínimo o inexistente, con lo que no se suele necesitar su colocación.

¿Cómo son las cicatrices resultantes?

Dependiendo del grado de caída de los pechos, habrá que realizar diferentes incisiones para recolocar el pecho en su posición ideal.

En caso de una caída mínima, se eleva la areola varios centímetros, resultando sólo una cicatriz alrededor de ella. Cuando la constricción es más severa, es necesaria la realización de una cicatriz vertical para evitar la aparición del doble surco mamario.

La cicatriz que queda alrededor de la areola queda disimulada por la diferencia de color de la zona con la piel de la mama. Por su parte, la cicatriz vertical suele ser la que mejor cicatriza, dejando poca señal. Además, se utilizan suturas reabsorbibles para cerrar, siendo la superficial una sutura intradérmica (por dentro de la capa de la piel). De esta forma, no se ven puntos por fuera ni se necesita quitar ningún punto de piel.

¿En qué podemos ayudarte?

Si necesitas información sobre la cirugía de mamas tuberosas, estaremos encantados de atenderte. Podemos resolver cualquier duda que tengas.

Pide cita en el número 955131401 o mándanos un e-mail a info@drperezcerezal.com

Recuerda que también nos puedes seguir en las redes sociales.

Facebook

Instagram