Lifting facial

Lifting facial - Dr. Pérez - Cerezal

Los efectos del paso del tiempo sobre nuestra piel, la exposición prolongada al sol y el estrés diario al que nos enfrentamos, deterioran nuestra apariencia: nuestra piel pierde masa muscular y elasticidad, aparecen arrugas y se pierde el tono facial.

Pero podemos recuperar la juventud de nuestras facciones y paliar los signos visibles de envejecimiento con el lifting facial, también denominado ritidectomía. Es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es tersar nuestro rostro, eliminando el exceso de piel y haciendo desaparecer las arrugas.

¿Hacia quién va dirigido?

Este procedimiento está indicado para todos aquellos pacientes de entre 40 y 65 años donde los signos de envejecimiento son más importantes, tales como la aparición de arrugas, la pérdida de volumen facial, mayor marcado de los surcos y flacidez en la piel.

La Técnica Quirúrgica:

La técnica quirúrgica es rápida y breve. Consiste en el tensado de la piel a nivel facial y cervical para conseguir reducir las arrugas y pliegues, consiguiendo un aspecto más rejuvenecido. Esto se realiza mediante una incisión delante  y detrás de las orejas, que dará como resultado una cicatriz imperceptible con el paso del tiempo.

Antes de la Cirugía:
  • En la visita médica, determinaremos el tipo de procedimiento adecuado para el paciente.

  • Antes de la intervención, será necesaria la realización de un estudio pre-anestésico y un control radiográfico para descartar que no haya ninguna patología previa.

Durante la Cirugía:
  • Dependiendo de la magnitud de la intervención, se realiza mediante anestesia local y sedación o mediante anestesia general.

  • La duración de la intervención es de 4 horas, aproximadamente.

  • Requiere de ingreso hospitalario del paciente durante las primeras 24 horas.

El Post-Operatorio:
  • Tras la intervención, los primeros días deberá llevar un vendaje y mantener reposo domiciliario, sin realizar grandes esfuerzos.

  • El periodo de recuperación es muy breve. Los primeros días suele presentarse inflamación y hematomas, que desaparecen progresivamente desde la primera semana. En el caso de mostrarse molestias, serán tratadas con analgésicos suministrados por el cirujano.

  • La cicatriz tras la intervención es mínima, casi inapreciable.

  • Normalmente se permite una reincorporación a la actividad normal en torno a las 2 o 3 semanas.

También te puede interesar:

Lifting de cuello - Dr. Pérez - Cerezal

Lifting de cuello

Bolas de Bichat - Dr. Pérez-Cerezal

Bolas de Bichat

Lifting de papada - Dr. Pérez - Cerezal

Lifting de papada