Otoplastia: el adiós a las «orejas de soplillo»


Cada parte de nuestra cara tiene un significado estético en el conjunto de nuestra estructura facial. Las orejas son, de hecho, una de las zonas más importantes que definen nuestro aspecto. Es por ello que, ante cualquier defecto o malformación que presenten, nos puede afectar bastante negativamente en nuestro atractivo global. Es curioso comprobar que un 5% de la población mundial está afectado por alguna deformación en las orejas, así como que un 2% de las personas no se sienten agusto con su aspecto.

Otoplastia - Cirugía Plástica y Estética _ Dr. Pérez-Cerezal _ Sevilla

El defecto más conocido es el de “orejas de soplillo”. Éste no es más que una separación acentuada de las orejas, mostrándose despegadas. Otros defectos conocidos son un tamaño excesivo, falta de simetría, hipertrofia (exceso de concha), malformaciones en el lóbulo o ausencia parcial de la oreja.

Todas estas afecciones son corregidas con la Otoplastia. Es una cirugía sencilla y muy demandada actualmente, tanto en hombres como en mujeres y niños, que se destina a resolver las distintas deformidades de las orejas. En este artículo, profundizamos en esta intervención de cirugía estética, te invito a seguir leyendo.

¿Qué es la otoplastia?

La Otoplastia es la intervención quirúrgica de cirugía estética que corrige las malformaciones que presenta la oreja, como es la separación con forma de asa, el exceso de concha, tamaño excesivo o la redefinición de los lóbulos, obteniendo como resultado una conformación más estética y afín a la morfología facial del paciente.

¿Hacia quién va dirigida esta intervención?

Las deformaciones estéticas de las orejas la sufren tanto hombres como mujeres, de todas las edades, incluso niños. En los más pequeños, es a partir de los 6 años cuando asumimos que la forma de sus orejas va a quedarse estable porque su desarrollo se ha completado y se pueden intervenir. De hecho, es la única intervención de cirugía estética que se realiza a menores de edad por las repercusiones psicológicas probadas que tienen los niños en referencia al aspecto de sus orejas, que llegan a sufrir fracaso escolar y escasa relación social.

Procedimiento

La cirugía de otoplastia se realiza mediante anestesia local o anestesia local y sedación. El paciente es dado de alta en el mismo día normalmente, no requiere ingreso hospitalario. En pacientes pediátricos, la intervención se realiza mediante anestesia general. En este caso, dependiendo de los padres y del anestesista, se podrá ir a casa el mismo día o permanecerá ingresado una noche en el hospital.

En cuanto a la duración, suele rondar aproximadamente 1 hora y media

¿Cómo es la cirugía?

Es una cirugía poco dolorosa y perfectamente llevadera. Consiste en la realización de una incisión en la parte posterior de la oreja para que no queden cicatrices visibles. A través de esta incisión, se realizan unos cortes al cartílago y se modifica su forma con unos puntos interiores. Otra técnica consiste en debilitar el cartílago con unas limas para que adopte la forma adecuada. Una vez trabajado el cartílago y conseguida la forma deseada, se quita el exceso de piel y cerramos la herida.

El post-operatorio

Como hemos mencionado anteriormente, es una cirugía que no requiere ingreso hospitalario, así que los pacientes se pueden ir a casa a las 3 o 4 horas, con un vendaje que tendrá que llevar puesto durante 48 horas. Posteriormente, el vendaje se sustituye por una cinta que el paciente deberá llevar día y noche, durante los primeros 15 días, y solo de noche los 15 días siguientes. Los puntos resultantes de la operación se retiran pasados 7 u 8 días de la operación.

Se recomienda que, durante las primeras 24 a 48 horas, el paciente permanezca semi-incorporado, intentando no apoyarse sobre las orejas recién operadas. Éstas permanecerán algo inflamadas unas 4 semanas, estando muy pegadas a la cabeza durante los primeros 2 meses. Ante la inflamación, hematomas o tirantez que puedan aparecer, se tratan con analgésicos suministrados por el cirujano.

Aproximadamente, en 2 o 3 semanas se podrá incorporar a su actividad habitual.

¿Queda cicatriz?

Gracias a que la cirugía se realiza con una pequeña incisión en el pliegue trasero de la oreja, la cicatriz resultante es casi imperceptible. Puede permanecer rosada durante seis meses aproximadamente después de la operación, transformándose más tarde en blancas y en finas líneas casi invisibles.

¿En qué podemos ayudarte?

Si necesitas información sobre la otoplastia, estaremos encantados de atenderte. Podemos resolver cualquier duda que tengas.

Pide cita en los números 955131401 / 689 13 10 61 o mándanos un e-mail a info@drperezcerezal.com

Recuerda que también nos puedes seguir en las redes sociales.

Facebook

Instagram